Efectos Fisiológicos

La Terapia de Oxígeno Hiperbárico produce hiperoxia. Esto favorece el metabolismo celular y permite que el oxígeno llegue al cerebro, cartílagos, huesos y tejidos afectados. Sus principales efectos son:

Vasoconstricción no hipoxemiante

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Vasoconstricción no hipoxemiante

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de la regeneración axonal y periférica

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de la regeneración axonal y periférica

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Angiogénesis

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Angiogénesis

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de la inmunidad celular

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de la inmunidad celular

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de la síntesis de colágeno

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de la síntesis de colágeno

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Actividad Bactericida

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Actividad Bactericida

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Regulación del estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Regulación del estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de células madre

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Estimulación de células madre

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Aumenta el flujo sanguíneo cerebral y la neuropretección

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Aumenta el flujo sanguíneo cerebral y la neuropretección

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Osteogénesis

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Osteogénesis

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación, favoreciendo una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundida.

Vasoconstricción no hipoxemiante

El aumento de O2 disponible en pequeñas arterias y capilares favorece la vasoconstricción que se da en tejidos sanos y sin deterioro de la oxigenación. Esto promueve una redistribución de flujo hacia zonas hipoperfundidas.

Indicaciones

Las indicaciones de la Terapia de Oxígeno Hiperbárico van evolucionando con el surgimiento de evidencia científica de las asociaciones y sociedades científicas de Medicina Hiperbárica.

Actualmente se aplica en todas las patologías que transcurren con hipoxia o falta de oxígeno y por ende presentan inflamación y dolor.

Conozca las especialidades en las que se utiliza.

Sesión Típica

Contacto